Posts Tagged ‘Contexto bíblico’

7: Interpretación alegórica vs interpretación histórica

  • ¿Qué te pareció el capítulo cinco?
  • -Uy, algo difícil. A diferencia de otros capítulos, este tuvo como que mucha información desconocida, pero también familiar.
  • ¿Cómo está eso?
  • -Sí, por ejemplo: cuando habla de la filosofía de Platón, cuando menciona a Aristóteles, al teólogo Karl Barth o al franciscano Guillermo de Ockham, de esa información y de esos personajes no tenía ni idea. Pero cuando exponen las consecuencias de la interpretación alegórica y las implicaciones del historicismo, eso es algo que sí he oído mucho de hermanos y de otros cristianos, inclusive, de líderes o cristianos famosos.
  • Ah, claro. Algo muy común entre los cristianos es querer “espiritualizar” las cosas. Otra es buscarle el “significado espiritual” de lo que dice la Escritura. Esto no son más que las graves consecuencias de la influencia del platonismo en el cristianismo. Aunque muchos cristianos no sepan ni quien fue Platón o no hayan estudiado filosofía, pueden vivir un cristianismo “platonizado” debido a la interpretación alegórica. Me he topado con hermanos que aunque dicen estar en contra de la filosofía y la teología -argumentando que son cosas humanas y no espirituales-, le dan más importancia a las cosas espirituales –como orar, ayunar o hacer de devocionales- y le quitan importancia a cosas igual de importantes como estudiar seria y humanamente la biblia, cuidar su cuerpo y ser ejemplo de compromiso y responsabilidad ante la sociedad –trabajo, escuela, conocidos, vecinos, etcétera-. Aunque dicen estar en contra del platonismo, viven un cristianismo platónico, porque le dan más importancia a lo espiritual (inmaterial) que a su vida en esta tierra (lo material).
  • -Así es. La Palabra nos enseña que ambas cosas son importantes para Dios, tanto lo material –como nuestro cuerpo y nuestra vida- como lo espiritual.
  • ¡Correcto! Al darle más importancia a las cosas divinas al grado de negar o despreciar nuestra humanidad –o peor aún, la humanidad de Jesús-, tendremos problemas con entender que Dios se ha encarnado y se ha hecho humano para comunicarse con nosotros humanamente. Ya que al hacer esto Dios, nos está enseñando que este mundo material y su creación –y dentro de ella estamos nosotros- son tan importantes como lo espiritual.
  • -Otra repercusión de la interpretación alegórica entre los cristianos, es la “arrogancia espiritual”. El pensar que quien puede encontrar mensajes, significados o simbolismos espirituales u ocultos en el texto bíblico es más espiritual que quien no vea o perciba esa esfera “más espiritual”.
  • Ajá. Más bien, quien encuentra ese lado espiritual del texto bíblico, yo diría que en lugar de ser más espiritual que tiene mucha imaginación.
  • -Eso parece.
  • Además yo vería otra consecuencia más: con la alegoría, se le agrega información o cosas que no tiene al texto bíblico. Un caso común en nuestro tiempo, es Lucas 5:33-37. En este pasaje hay una discusión sobre el ayuno. Jesús contesta la pregunta en cuestión con los ejemplos de la prenda vieja remendada con un pedazo de prenda nueva y el del vino nuevo en odres (recipientes de cuero) viejos. Algunos hermanos al usar una interpretación alegórica “encuentran” que el “significado espiritual” de estos ejemplos son la vida vieja y la vida nueva en Cristo, el cambio de mentalidad o hasta el Espíritu Santo. Lo cierto es que los ejemplos de Jesús poco tienen que ver con este “simbolismo espiritual”, ya que lo que Jesús estaba queriendo decir fue: “No tiene sentido –o es ilógico- remendar una prenda vieja con un parche nuevo, o poner vino nuevo en odres viejos. Lo más lógico –o el sentido común- es remendar una prenda vieja con una parche viejo, una prenda nueva con un parche nuevo, poner vino nuevo en odres nuevos. Así como quien ha probado el vino añejado lo va a preferir al mejor, porque es ilógico que prefiera el vino nuevo, de esta misma forma, no tiene sentido que mis discípulos ayunen ahora. Por eso mis discípulo se la pasan comiendo y bebiendo y no ayunan.” En este caso, cuando interpretamos alegóricamente este pasaje, estamos agregando cosas que el texto de las cuales no habla –como la vida vieja y la nueva naturaleza- dándole más importancia al “sentido espiritual” y restándole o quitándole la importancia que tiene la respuesta de Jesús donde apela al sentido común de sus cuestionadores.
  • -¿Entonces podemos decir que el método correcto para interpretar la biblia es el gramatical-histórico o la interpretación histórica?
  • Sí, siempre y cuando no nos vayamos al extremo de quedarnos o enfocarnos sólo en el aspecto gramatical, lingüístico, literario, histórico y contextual. Debemos entender que la interpretación debe tener como fin no quedarnos en saber lo que Dios hizo en la historia, o cómo nos muestra históricamente la biblia que Dios es, sino que ese conocimiento lo relacionemos hoy, en nuestra vida, en nuestra relación diaria con Dios. Como dice el libro: “si hacemos bien las conexiones entre historia y presente, el hecho de que Dios actuó en el pasado nos impulsa a esperar su acción aquí también en el presente.”
  • -Ya veo.
  • Así que, para concluir esta lección y para recalcar nuestros principios básicos hermenéuticos, consideremos siempre que vayamos a interpetar la biblia lo siguiente: las palabras del texto bíblico quieren decir su sentido normal de acuerdo con la gramática y el contexto, de acuerdo con la situación histórica y cultural en que fueron escritas y de acuerdo con el tipo de literatura en que se encuentran. Por lo tanto, en las próximas lecciones estudiaremos más a fondo cómo debemos entender y estudiar las palabras en la biblia, la importancia del conocimiento y el uso correcto del contexto,  la historia y cultura y el tipo de literatura.

Tarea

  1. Si tienes dudas o comentarios sobre esta lección, puedes exponerlos en tu comentario.
  2. Expón o plantea un ejemplo de un pasaje bíblico interpretado alegóricamente.

6: Cimientos de una buena interpretación

  • ¿Cómo usabas la concordancia antes de leer el capítulo 4?
  • -Para serte sincero, como lo describe el libro: llegué a preparar “estudios de concordancia”. Pero ahora me doy cuenta que usando la concordancia para lo que fue hecha es una buena herramienta: para encontrar palabras y versículos bíblicos.
  • ¿Y qué me dices de los códigos bíblicos?
  • -¡Eso sí que no lo llegué a ser! Aunque estoy un poco asombrado de que existan personas que traten de buscar mensajes “ocultos” en la biblia como queriendo demostrar con esto que la biblia sí fue inspirada por Dios.
  • Esa no es la única manera absurda de usar la biblia. Una más común y que casi todos hemos llegado a hacer, es querer encontrar en la biblia temas o respuestas que nosotros queremos encontrar, sin antes primero estudiar seriamente la Escritura para determinar si la biblia en sí habla o no sobre eso que nos inquieta.
  • -Bueno, eso es algo que según observo, muchos hacemos. ¿Entonces qué debemos hacer si queremos saber sobre un tema en la biblia?
  • Lo mejor no es querer encontrar temas, sino interpretar pasajes; ese es un buen principio exegético. Por ejemplo, si queremos saber qué dice la biblia sobre la mansedumbre, en lugar de apoyar con versículos bíblicos una idea que tengamos (o lo que pensemos) sobre lo que es la mansedumbre, mejor esos versículos que pensábamos utilizar los interpretamos y descubrimos qué es lo que realmente quieren decir.
  • -Oh. Eso suena laborioso.
  • Sí lo es. Pero vale la pena. Aunque hay algo todavía más fácil que esto.
  • -¿Ah, sí? ¿Y cuál es?
  • No buscar por temas y mejor estudiar e interpretar pasajes de un libro bíblico. Es mejor que con un buen estudio hermenéutico de la Palabra, el Espíritu Santo a través de la Escritura nos vaya enseñando y mostrando su mensaje, a que nosotros le demandemos a la Escritura que nos enseñe lo que queremos cuando queremos y como queremos.
  • -En eso tienes razón. Es más, hasta se parece a lo que menciona el capítulo de que con versículos memorizados llegamos a apoyar ideas o prácticas a nuestra conveniencia.
  • Correcto.
  • -Por cierto, hablando sobre el uso inapropiado de los versículos y descartando el “Camino Romano”, ¿qué otras alternativas podemos tener para evangelizar?
  • Esa es una muy buena pregunta. Pero para responderla, primero tendríamos que analizar qué tan escriturales son nuestros métodos y prácticas a la hora de predicar el evangelio, entre otras cosas, lo cual nos llevaría mucho tiempo. Así que te recomiendo que leas el artículo Y tú, ¿cómo evangelizas? donde expongo esto que te comento.
  • -Muy bien. Entonces lo checaré. Porque últimamente me he estado preguntando qué tan bíblicos son nuestros métodos para predicar el evangelio y nuestra manera de entender la evangelización.
  • El tipo de evangelización que muchas iglesias realizan es sólo uno de las muchísimas cosas que las iglesias lamentablemente padecen debido a una mala interpretación de la biblia.
  • -¡¿En serio?! ¿Y a qué tipo de evangelización de refieres?
  • Mejor lee el artículo. Ahí lo explico.
  • -Ok. ¿Y ahora sí vamos a estudiar más principios de interpretación?
  • Sí. Aunque en esta ocasión sólo veremos algunos, los cuales en las siguientes lecciones los estudiaremos con más detalle y posteriormente también veremos otros.
  • -¡Excelente!
  • Primero, las prácticas o métodos comunes de interpretación que hemos visto en esta lección y la pasada, en su mayoría son muy buenos siempre y cuando contemos con buenos principios exegéticos (una buena hermenéutica).
  • -Eso sí me queda claro.
  • Por nada del mundo se nos tiene que olvidar que debemos estudiar la biblia a como fue escrita. Creemos que “la biblia es una revelación de Dios en la historia humana.” También “creemos que cuando Dios habló por medio de los autores de ésta, su mensaje inspirado tuvo sentido” para quienes primariamente la leyeron o escucharon. “Entonces, su sentido está vinculado a esa época en que fue escrita. Por eso también está vinculado al idioma y a las prácticas literarias de la época en que fue escrita.”
  • -Ajá. Eso es muy diferente a “estudiar” la biblia sin conocimiento de la época y de las condiciones en que fue escrita.
  • Así es. Lamentablemente, muchas personas tienen acceso a la biblia sin una buena hermenéutica, lo cual da como resulta que crean cosas raras. Hay testimonios de personas que por leer sólo la biblia sin que alguien los guiara creyeron y fueron salvas. Pero el hecho de que Dios a veces obre de esta manera, no significa que debemos hacer omisión a las instrucciones que nos da la Palabra de que debemos estudiar las Escrituras.
  • -Bien. ¿Qué más? ¿Otro principio de interpretación?
  • Tomar en cuenta y recordar que la biblia no es un libro, sino un conjunto de libros. Por lo tanto, “es importante leer cada libro de la biblia individualmente para poder entender ese mensaje y esa situación.”
  • -¿Y qué hay de los que queremos leer toda la biblia?
  • En estos casos, “lo mejor sería leer cada libro bíblico como unidad y entender el mensaje de cada uno de esos libros para después sintetizar lo que dicen en su total.”
  • Suena lógico y coherente.
  • Lo es. Ya para ir terminando, hay que considerar que la división de versículos, capítulos y los títulos o subtítulos que tienen nuestras versiones bíblicas han sido agregado para poder estudiar la biblia, por lo cual, estas divisiones no forman parte de los manuscritos.
  • ¿Esto por qué es importante?
  • Porque a veces nos quedamos con la idea que nos sugiere el título del pasaje. Por ejemplo, Lucas 15:11-32 muchos por el título de la “Parábola del hijo pródigo”, sólo se enfocan en el hijo. Pero cuando le restamos importancia al título de esta porción bíblico, podemos notar otros elementos también importantes: como el Padre amoroso y misericordioso.
  • -Ah, ya veo.
  • por ejemplo, cuando estudiamos aisladamente 1 Corintios 13, cuando este capítulo es la continuación y explicación del capítulo 12 de esta carta paulina.
  • -Interesante.
  • Por último, hay que tomar en cuenta los géneros literarios (los tipos de literatura) que se utilizan en la biblia. No toda la biblia es poesía, o relatos históricos, o profecía, etcétera. Cada género literario, tiene sus propias reglas de interpretación.
  • -Órale.
  • Con esto es suficiente por ahora. En la próxima lección profundizaremos más en la teoría hermenéutica.

 Tarea

  1. Si tienes dudas o comentarios sobre esta lección, puedes exponerlos en tu comentario.
  2. Escoge un pasaje de la Escritura que te guste y aplica los principios exegéticos que hemos mencionado en esta lección. ¿Qué dudas o preguntas te salen a la luz? Exponlas en tu comentario.

5: Algunas prácticas de interpretación

  • ¿Qué opinas sobre las prácticas de interpretación bíblica que vimos en el capítulo 3 del libro de texto?
  • -Fíjate que no me había caído el veinte de que leer la biblia constante o diariamente y hacer devocionales eran propiamente formas en que interpretamos la biblia. Para mí eso era sólo una manera en que me relaciono con Dios y prestaba atención a su Palabra.
  • No podemos negar que a través de los devocionales y de leer todos los días la biblia Dios no habla, pero su Palabra casi siempre nos llega después de haber estudiado e interpretado la Escritura. Si no, nos pueden pasar casos como el que el libro menciona de cuando leemos la biblia azarosamente o como el que puse en la página de inicio en “¿Necesitas aprender a interpretar la Escritura?
  • -Sí es cierto. Dios nos habla a través de su Palabra, pero a veces, cuando no sabemos utilizar o leer bien la biblia, por ignorancia o una mala hermenéutica en lugar de hablarnos el Señor, quien nos habla somos nosotros mismos, nuestros prejuicios, cultura o hasta el Adversario.
  • ¡Correcto! En las iglesias los líderes, pastores y predicadores una y otra vez nos invitan a leer la biblia. Eso es muy bueno, es más, es excelente. El problema es que en muchas ocasiones no nos enseñan a cómo leer y estudiar la biblia correctamente. Pero para eso, estamos estudiando hermenéutica. De ahí también la razón de que digamos que la hermenéutica bíblica sea “para todos”. Ya que lo ideal es que todo creyente sepa una buena hermenéutica para que no sólo pueda leer bien la Escritura, sino también pueda entenderla y conocer más a nuestro Dios a través de su Palabra.
  • -Claro. Y como dice el libro, leer la biblia constantemente o hacer devocionales como metodologías o prácticas de interpretación en sí mismas no son suficientes “para llegar a un conocimiento profundo y veraz del mensaje de la biblia.” Estas prácticas de manera aislada o sola “causan problemas, nos desvían y nos pueden ayudar a evitar el mensaje verdadero de las Escrituras”. “Pero por otro lado, si estamos estudiando la biblia a nivel exegético, la mayoría de estas prácticas de interpretación populares son buenísimas y nos ayudan a aplicar y a interiorizar mejor el texto.”
  • Así es. Lo has resumido muy bien. En sí, estás prácticas no son malas o erróneas. Dependiendo de la forma en cómo las utilicemos, caeremos en cuenta si en lugar de acercarnos al texto bíblico nos estamos alejando. Por lo que nuestras opciones respecto a nosotros mismos y otros hermanos en la fe o creyentes son, o que aprendamos y/o enseñemos buenos principios hermenéuticos, o en que aprendamos o enseñemos propiamente cómo debemos leer y hacer devocionales, en lo cual también estarán implícitos algunos principios de exégesis (interpretación).
  • -Buena idea. Ya que si seguimos utilizando estas metodologías sin una buena hermenéutica, seguiremos teniendo casos como los que menciona el autor de libro, que acudiremos a la biblia sólo cuanto tengamos problemas o que en medio de nuestras pruebas y dificultades nos enojaremos con Dios sin confiar en su soberanía, consecuencia de nuestro poco conocimiento de Dios. Pero tengo una gran duda ante todo esto.
  • A ver, ¿cuál es?
  • -¿Cuál es la manera correcta o idónea de leer la biblia y de hacer devocionales?
  • Muy buena pregunta. Para responder a tu pregunta, recordemos el siguiente principio hermenéutico: si los libros de la biblia fueron escritos en lengua humana y por seres humanos inspirados por el Espíritu Santo, entonces humanamente tenemos que interpretarla para así el Espíritu Santo no dé a conocer y nos haga saber su Palabra.
  • -Ok. Lo tomaré en cuenta.
  • Entonces, ¿cómo lees un libro?
  • -Por capítulos.
  • Bien, pero, ¿cómo es que lees cada capítulo?
  • -Mmm… pues por oraciones.
  • ¡Muy bien! Nosotros leemos por oraciones. Las oraciones nos expresan ideas. Así que una de las mejores maneras de leer un texto es por medio de oraciones y de ideas. Pero si nos cuesta trabajo localizar oraciones e ideas tenemos que reforzar nuestros conocimientos de gramática, he ahí la razón por la cual el siguiente curso después del de Hermenéutica será el de Gramática.
  • -Oh. Entonces hay que leer cada libro de la biblia por oraciones e ideas.
  • Sí. Tomando en cuenta que así como leemos un libro de principio a fin, también lo tenemos que hacer con los libros bíblicos, no con la biblia.
  • -¿Y qué hay de los capítulos en la biblia?
  • Primero, los libros de la biblia no fueron escritos por capítulos. Los capítulos fueron añadidos mucho tiempo después como una manera de dividir el texto bíblico para su estudio. Leer la biblia por capítulos a veces no es muy confiable ya que hay veces que una idea o tema abarca varios capítulos, o que en un capítulo hay varias ideas.
  • -Interesante. ¿Y qué hay con los devocionales?
  • Para poder hacerlos, podemos tomar los temas de un libro bíblico y/o las ideas de un capítulo y reflexionar sobre estos, ya que si tomamos aisladamente versículos o capítulos de la biblia, lo más seguro es que mal apliquemos a nuestra vida lo que hayamos reflexionado o meditado.
  • -Ah, pero esto implica que hasta para hacer un buen devocional hay que tener buenas nociones de hermenéuticas.
  • Claro que sí.
  • -¿Y cuáles son esas?
  • Esas las veremos en el capítulo 4 del libro de texto en el apartado “Los cimientos de la buena interpretación”, y en las próximas lecciones y capítulos del libro.

Tarea

  1. Si tienes comentarios sobre esta lección, puedes exponerlos en tu comentario.
  2. ¿Cómo puedes mejorar tu lectura diaria y devocional de la biblia? ¿Qué necesitas para poder hacerlo?
  3. ¿Cómo puedes ayudar a otros hermanos en la fe a tener mejores formas de acercarse al texto bíblico?

4: Interpretación humana

  • ¿Crees que es necesario interpretar la biblia?
  • -Según lo que hemos visto, siempre interpretamos; bien o mal, pero interpretamos.
  • Bien. Entonces, la pregunta no sería si es necesario interpretar, sino si es necesario interpretar correctamente o saber interpretar  bien o, si es necesario estar preocupados o atentos para realizar una interpretación eficaz.
  • -Creo que al haber leído el capítulo dos, puedo decir que sí. Porque antes pensaba como menciona el libro, que orar era más espiritual que estudiar seriamente la biblia.
  • ¿Y qué fue lo que te hizo cambiar de parecer?
  • -Me di cuenta que considerar no tan espiritual el estudio de la biblia es debido a una idea o concepción de la biblia misma. En mi caso, pensaba que la biblia como el Espíritu Santo la inspiró, pues Él me ayudaría a interpretarla bien sin necesidad de estudiar gramática o hermenéutica.
  • Sí, ese es un error muy común entre los creyentes. Pasamos desapercibido que  el Espíritu Santo quien inspiró a los escritores de los libros de la biblia, en su divina voluntad contempló que los pasajes bíblicos inspirados se escribieran en lengua humana para ser entendidos por los humanos.
  • -¡Claro! Si Dios se ha manifestado y revelado a los seres humanos humanamente a través de la persona de Jesús para que le conozcamos y de la Escritura hecha en lengua humana para ser comprendida por el intelecto humano, además de ser necesario interpretar bien la biblia, para poder hacerlo correctamente debemos hacerlo humanamente, con métodos humanos.
  • En efecto. No hay que confundir esto de interpretar y estudiar la biblia humanamente. En este punto, tenemos que tomar muy en cuenta que al estar estudiando gramática, retórica o contexto bíblico para entender lo que dice la biblia, estamos declarando y proclamando que nuestro Dios se nos ha revelado de una forma en la cual podemos conocerle, comunicarnos y relacionarnos con Él.
  • -Ajá. Así cuando estudiamos la biblia, entendiendo sus oraciones, el conocimiento histórico implícito y demás, Dios nos está hablando y lo estamos conociendo gracias a lo que estamos entendiendo.
  • ¡Correcto! Por ejemplo, cuando leemos el Nuevo Testamento nos damos cuenta que debemos ser mansos y humildes como Jesús. Pero si desconocemos qué implica ser mansos y humildes, podríamos engañarnos a nosotros mismos pensando que discutir o darle mucha importancia a asuntos no esenciales de nuestra fe –como la manera en que se deben hacer las cosas en la iglesia-, es más relevante que procurar la unidad entre las iglesias y los hermanos en la fe. Ya que con esta actitud no estaríamos mostrando y siguiendo el ejemplo de mansedumbre y humildad de Jesús. Curiosamente, estudiando e interpretando bien las Escrituras es que podemos conocer bien cómo es Jesús –ya que las Escrituras hablan de Él pues Él es la Palabra) y saber qué es la humildad y la mansedumbre.
  • -Ya veo.
  • Otro ejemplo es que, así como cuando nos negamos a orar estamos deteriorando nuestra relación con Dios, cuando nos negamos a estudiar humanamente la biblia (aprendiendo una buena hermenéutica, estudiando gramática, historia, etcétera) también estamos afectando nuestra relación con Dios ya que estamos negando que Espíritu Santo quiso revelársenos de este modo a nosotros: humanamente.
  • -Así es. Creo que por eso el libro menciona que los creyentes que saben poco de la Escritura, a veces sin darse cuenta pueden inventar doctrinas humanas o aceptar doctrinas que otros han inventado como “bíblicas”.
  • Muy bien. Entonces podríamos decir que interpretar y estudiar correctamente la biblia es importantísimo, no sólo para el líder cristiano, sino para todos los creyentes.

Tarea

  1. Si tienes comentarios sobre esta lección, puedes exponerlos en tu comentario.
  2. ¿Cómo puedes hacerle ver o enseñarles a otros hermanos en la fe la importancia de interpretar bien la Escritura y por consecuencia de aprender una buena hermenéutica?
  3. ¿Cómo podemos saber que lo que hacemos como creyentes e iglesia tiene realmente un sustento en la Escritura?
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 29 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: